Proceso de Elaboración

El proceso de elaboración consiste en varias etapas para llegar de los ingredientes a tu vaso de cerveza:

Molienda
La malta se procesa en un molino de rodillos que quiebra el grano al mismo tiempo que mantiene las cascaras casi intactas. Esto expone los almidones presentes en el interior del grano

Macerado
Con la adición de agua caliente se presenta una conversión de los almidones complejos en azucares simples fermentables, el alimento favorito de la levadura.

Enjuague
Este proceso consiste en separar el líquido dulce del grano remojado, al mismo tiempo se agrega más agua caliente hasta extraer todos los azucares del macerado.
El resultado de este proceso es un líquido dulce conocido como mosto.

Hervido
El mosto de hierve para esterilizarlo y concentrarlo, durante este proceso se agrega el lúpulo, el cual aporta aroma, sabor y amargor.
Al terminar este proceso, el mosto se enfría para pasarlo al fermentador y agregarle la levadura.

Fermentación
En esta etapa los azucares producidos durante el macerado y el hervido son procesados por la levadura, la cual los convierte en alcohol y dióxido de carbono. Este proceso puede durar días, semanas o incluso meses. Una vez terminada esta etapa ya se denomina cerveza.

Maduración
Durante esta etapa, la cerveza ya fermentada se mantiene a una temperatura baja, esto ayuda a que la cerveza sea más clara y tenga un sabor más limpio. Posteriormente se transfiere a otro contenedor donde se agrega de vuelta dióxido de carbono para generar efervescencia.

Envasado
La cerveza ya limpia y carbonatada se transfiere a barriles botellas o latas y está lista para degustarse fresca.